Lo más visto: A TI, POLITICO
27/01/2021 / Lo más visto / Visitas: 24131
“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos”. Louis Dumur, escritor y periodista francés.

Todo cuanto sucede en nuestro país, la corrupción, la desvergüenza, la hipocresía, la soberbia, las malas acciones de las autoridades, devienen del blindaje propiciado por el tremendo grado de IMPUNIDAD imperante. Y piensan acaso que los políticos no participan en todos estos actos que son afrentas al pueblo paraguayo?

Y hoy escribo a los políticos, para decirles a la cara que son la decepcionante confirmación de lo que anunciaron al dar los primeros pasos en esto de la ineptitud, de la desvergüenza y de la mamandurria. Han consumado a la perfección la evolución al zafio que, desde ya joven, ansiaban ser.

Aprendieron muy bien anteponer los intereses particulares al bien común, a confundir gestión con votos, y a obedecer vilmente a la mano que les da de comer, porque son tan inútiles y tan cobardes que no podrían ganarse la vida de otra manera, en otro sector. Tan siquiera una cucharadita de comida con dignidad dan a sus hijos, pues no son capaces de actuar con honestidad. Y lo saben. Decir esto es una obviedad, pero, el problema es que en los tiempos que corren, vuestra manifiesta incapacidad para acertar, aunque sea por error o azar, mata gente.

Todos asumíamos desde siempre que eras bobo, pero un bobo entre tierno y lastimoso, con limitada facultad para hacer daño. Eras un mal menor, pero ya estamos hartos (la sociedad) de tratarlos como una contingencia asumible, una aberración del sistema que, por generalizada, resultaba aceptable.

No, ya no, porque vuestro talento, vuestra astucia y malicia para esquivar responsabilidades, ahora ya cuesta muchas vidas.

No lo huelen?  Es el hedor a mentira que expelen, que desprenden y es insoportable a la gente integra, al ciudadano honesto y que trabaja día tras día para ganarse el sustento que ustedes les están privando. Pero ustedes ya están acostumbrados a obrar así, en desmedro del pueblo. No pueden detectarlos, incluso  encuentran cierto placer reconfortante (maquiavélico)  en tratarnos como lelos porque en el fondo y en la forma, intuyen que seguimos adormecidos ante vuestros continuos desmanes y, para cuando toque votarles ya se nos habrá olvidado.

Pero, personal e individualmente, yo ya no olvido, YA NO, y ojala que también los millones de compatriotas NO LO OLVIDEN. Tenemos grabadas a fuego cada una de vuestras maldades en la calamitosa gestión de la pandemia. Cada compra opaca de insumos, de materiales, de pagos sobrefacturados por compras y abonos salariales, cada medida descabellada, cada negocio en la ruina, cada ataúd cremado en soledad, cada familia rota, cada medicamento escatimado, cada niño o abuelo confinado, cada segundo de agonía en una sala de espera, cada penoso y lloroso hilo de voz de un amigo contagiado, cada padre que sobrevive a un hijo, cada temor artificialmente inoculado, cada valoración sesgada, cada falsedad televisada. NO, YA NO OLVIDAMOS. NI LO OLVIAREMOS. Las elecciones, para vuestra desgracia, están ahí y CREO QUE EL PUEBLO HABRA APRENDIDO POR SUS PROPIAS COSTILLAS, COMO DAÑA LA CORRUPCION, COMO MATAN LOS CORRUPTOS.

A vosotros, que os dedicáis a la política porque hasta para robar bancos hay que ponerse de acuerdo. Han pasado de tontos para el pueblo, de payaso de la clase, de que la única razón de vuestra existencia sea que tiene que haber de todo, a cooperador necesario de esta lamentable campaña de terror a cambio de mantenerse en el sillón otros cinco años más. Penosos y  no deseables al pueblo. Y lo hacen de una forma inhumana, insensible, dolosa y desahogada, auspiciada por un partido, sea el que sea, que sabrá recompensar debidamente vuestra sociópatia, el que se prostituyan o que malvendan sus almas, si es que saben lo que es eso, al demonio

Sois una banda de malvados. Atosigadores de gente humilde, detractores de la libertad y de la justicia. Sois una banda de malnacidos que disfrutan de la miseria del pueblo que les solventa sus insignificantes vidas.

A ustedes, políticos, que malgastan los días reunidos con sus pares, con sus iguales, diseñando, elucubrando, la forma de culpar a los otros, al pueblo si posible, creando ruido para ahogar el lamento de los sanitarios que imploran ayuda, riendo y tragando en vez de alzar la voz para  luchar por quienes los eligieron. A vosotros, que prefieren maquillar la verdad y disfrazar la realidad con tal de escalar en la lista, con tal de probar vuestra obediencia ciega a grupos de poder desquiciados que solo piensan en el próximo ardid, la próxima trampa, con la que desviar nuestra atención,  de los miles de muertos, miles de contagiados, centenares de internados, millones de enfermos, mientras se apropian de una dosis que por derecho pertenece a alguien que la necesita más que ustedes.

NO, YA NO OLVIDAMOS. NO TENEMOS DEBER, DERECHO NI OBLIGACION  COMO CIUDADANOS, DE OLVIDAR A CORRUPTOS. Ahora ya sabemos lo maldito que son. Cuando nos toque votar el pueblo los tendrá muy presente, porque de eso depende el futuro de este sufrido pueblo.

Por Lic. Prof. Osvaldo Paniagua - Catedrático 

 


BUSCAR NOTICIAS:
Lo ultimo