Clan Acevedo : La Batalla Final
18/08/2020 / Clan Acevedo / Visitas: 101905
Mañana 19 de agosto del corriente año tendremos el veredicto final en la cámara de diputados sobre el pedido de intervención de la Municipalidad de Pedro Juan Caballero y así por fin tener un punto final de esta historia que empezó hace aproximadamente un año.

Ponemos la foto del diputado Juan Silvino Acosta y el intendente José Carlos Acevedo, porque simbólicamente significa un duelo de quien es más fuerte políticamente en el Amambay. Pero el fondo de la cuestión es otra, son graves acusaciones de supuestos hechos de corrupción que la propia intervención va ayudar a dilucidar si es que diputados entiendo así.

Breve Biografía del Intendente José Carlos Acevedo

El señor José Carlos Acevedo Quevedo, Intendente Municipal de Pedro Juan Caballero, es nacido en esta ciudad, el 31 de enero de 1971, hijo de Florencio Acevedo y la Profesora Teófila Quevedo de Acevedo. Realizó sus estudios primarios y secundarios en la Escuela Parroquial Ntra. Sra. Del Perpetuo Socorro, y Colegio Parroquial Rosenstiel.

Su padre fue comerciante en la línea internacional, dedicándose a la comercialización de calzados y donde cuentan las malas lenguas, de que dieron un salto económico, cuando el señor Florencio compro una gran cantidad de zapatos y botas de la marca **Terra** y no pagó al proveedor quedándose con la mercadería, y de cuya consecuencia fue a banca rota la fábrica de calzados Terra.

Pero el acenso económico vino a consolidarse años después con la sociedad que conformaron con la familia Yamil Georges, que se dedicaba entre otras cosas al contrabando de cigarrillos, whisky, armas y otros rubros propios del hampa. En esa época ingresaron al ramo de la comercialización de combustible y carburantes con la adquisición de la Estación de Servicios Futurista, totalizando hasta la fecha, no menos de 10 estaciones de servicios, solo en la ciudad de Pedro Juan Caballero, que según sirve para lavar el dinero mal habido de la familia.

Pero el verdadero salto económico se dio cuando los hermanos Roberto Ramón Acevedo Quevedo y José Carlos Acevedo, decidieron involucrarse en la actividad política, de la mano del PLRA primero Robert Acevedo, fue electo Concejal Municipal y luego accedió a la Gobernación de Amambay, pasando por la diputación, senaduría y ahora nuevamente diputación nacional. Para cada año electoral elegía un cargo distinto para poder blindarse con fueros y también de la mafia fronteriza que lo tiene amenazado, por lo que debe andar custodiado por  integrantes de la policía nacional. Su esposa Zulma Icasatti de Acevedo va por el tercer periodo como concejal municipal ganando en concepto de dieta 20.000.000 de guaraníes por mes, que significa que entre los dos le cuestan al estado paraguayo más de 50.000.000 de guaraníes por mes por todo este tiempo.

De la misma manera, considerando que acceder al poder y manejar fondos, licitaciones amañadas y administrando el dinero público era un negocio lucrativo, llega el turno de José Carlos Acevedo ingresar a la carrera política, accediendo al poder municipal, consiguiendo perpetuarse en el poder, siendo que el mismo va por su tercera gestión frente a la administración municipal. En estos 14 años en el poder José Carlos Acevedo se convirtió en el mago de las finanzas del Clan Acevedo, amasando una fortuna calculada en más de 50 millones de dólares, siendo que actualmente su familia posee 13 estancias formadas con un rebaño cercano a las 20.000 cabezas de ganado.

En un primer periodo el intendente coloco la casa en orden pago las cuentas y puso en día el pago a funcionarios y pagos a proveedores, así como implementar un sistema eficiente de recaudación de las tasas municipales en donde rápidamente hubo sobrantes en caja y se pudo realizar las primeras obras de infraestructura y vender una buena imagen a los ciudadanos pedrojuaninos. La cosa se puso tan bien en materia de recaudación asociado con los recursos recibidos de royalties y fonacide se puso en proceso el asfaltado de las principales calles de la ciudad donde la popularidad del intendente alcanzo niveles de popularidad envidiables, sin embargo, en el segundo periodo asesorado por los llamados ricachones empezaron a implantar el plan de meter la mano en el bolsillo de los contribuyentes.

Pero todos se preguntaran: ¿Como en una administración municipal se puede ser un mago de las finanzas? Muy sencillo José Carlos Acevedo formo una verdadera gavilla dentro de la Municipalidad de Pedro Juan Caballero, en donde el modus operandi entre otras cosas era despojar a los arrendatarios de los terrenos municipales que se encontraban en situación irregular o que se daban en alquiler o simplemente no tenían dueños. Esos terrenos eran comprados por el propio intendente a precio de banana, colocados a nombre de testa ferros y luego revendidos en el mercado inmobiliario a precio de mercado.

Para tal efecto y para que el esquema funcione a la perfección se necesitaba la complicidad de la Junta Municipal que debería aprobar la compra de esos terrenos. En ese sentido el intendente tiene  7 concejales alquilados para el efecto, otra gavilla que es dirigida por su hombre de confianza en esa casa legislativa, el concejal liberal 3 veces reelecto Mario Werner Niz. 

La otra fuente de ingresos jugosos del Clan esta en las sobrefacturaciones en las obras llevadas a cabo en nuestra ciudad. Para empezar se tragaron 7 millones de dólares que estaban asignados a la implementación del desagüe pluvial. Prometieron asfaltar todas las principales calles de la ciudad con un asfaltado de 7 centímetros de grosor, cuyo lanzamiento se hizo con bombos y platillos asfaltando la calle Curupayty que pasa frente a la Municipalidad, que dicho grosor coincide con las bases de pliegos y condiciones acordados. Sin embargo el resto de las pavimentaciones realizadas están lejos de tener los 7  centímetros, que pueden ser corroborados a simple vista. Como prueba irrefutable de las sobrefacturaciones podemos citar la Avenida Fernando de la Mora que a un año de su habilitación para el tránsito vehicular presenta gran deterioro en varios tramos del mismo, confirmando que el negociado con las sobrefacturaciones no es una simple falacia.

Por último podemos citar el monumento a la corrupción, que es la construcción del nuevo Palacete Municipal, que tuvo nada más y nada menos que 3 reprogramaciones presupuestarias para conseguir concluir la obra, y costo a las arcas del municipio la suma de 22.000.000.000 de Guaraníes, o sea nada más y nada menos que 5.000.000 de Gs el M2, que antes mismo de su inauguración ya presento goteras e infiltraciones por todos lados.

 


BUSCAR NOTICIAS:
Lo ultimo