Mundo: Washington Post dice que Paraguay es una "usina de droga"
21/08/2017 / Mundo / Visitas: 125
“La producción de droga está en auge en Paraguay y también lo está la narcoviolencia” titula el prestigioso diario norteamericano The Washington Post el artículo que dedicó a nuestro país en su edición del último viernes.

Paraguay tiene “marca país” y no es precisamente la que intenta instalar el gobierno. En el artículo, despachado en Curuguaty y firmado por el periodista Max Rawdin, se afirma que nuestro país es una usina global de marihuana. “El pequeño país produce el 9% del sumistro mundial”, dice.

El artículo relata que Paraguay tiene una economía estable, basada en la economía, a la vez que posee el cuarto cultivo más grande marihuana del mundo, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. “Sus porosas fronteras y su posición central en el continente, junto con otros factores, han comenzado a atraer la creciente atención de los principales carteles narcos”, dice.

Entre otros datos menciona que menos del 1% de la población paraguaya consume marihuana de acuerdo con la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD), que la ve como un cultivo de alto riesgo y remuneración en efectivo, con un mejor rendimiento que la soja, uno de los principales rubros de exportación legal del país. Esto significa que la gran mayoría de la marihuana que se cultiva en Paraguay está destinada al mercado negro internacional.

El diario también hace mención de que en las últimas dos décadas la mayoría de las transacciones eran controladas por el “lord del crimen” Jorge Rafaat Toumani, cuyo principal cliente -refieren- era el Primer Comando Capital. El PCC asesinó a Rafaat con la esperanza de tomar control directo del auge comercial de la droga. “Es como si se hubieran dado cuenta de que esa posibilidad existía. Antes compraban la droga y la vendían, la distribuían. Pero después empezaron a preguntarse porqué debían hablar con un intermediario”, dijo el capitán de la Senad, Oscar Chamorro, según el diario.

Siempre citando a Chamorro, menciona el artículo que la banda rival del PCC, el Comando Vermelho, y otros varios grupos narcos de Paraguay y Bolivia continúan disputando el control de los cultivos de marihuana y las rutas del tráfico. Y además, están interesados en el flujo de cocaína que entra desde Bolivia.

También el ministro de la SENAD, Hugo Vera habló con el diario norteamericano. Vera declaró que la cocaína boliviana llega al Paraguay en avionetas privadas, luego va al Brasil por tierra y aseguró que aunque gran parte del movimiento es controlado por el PCC, grupos más pequeños están ahora invirtiendo en el tráfico de marihuana con planes de expandirse hacia la cocaína más adelante, lo que significa que el tráfico va a continuar. Vera dice que las autoridades solo logran interrumpir del 25 al 30% del tráfico de drogas.

Aunque la SENAD -cuenta el artículo- ha destruido 1.185 hectáreas de marihuana en la primera mitad de este año y ya sobrepasa las cifras de todo el 2016, afirma estar preocupada de quedar por detrás del expansivo comercio de drogas.

“A menudo los oficiales vuelven a las mismas áreas seis meses después para volver a limpiarlas de marihuana y dicen que no tienen los recursos para expandir sus operativos y generar un impacto más permanente. Los recursos, argumentan son el problema, no la estrategia. Ahora, con la creciente actividad de los carteles dicen que la SENAD debe aumentar su presupuesto, recursos y personal para mantener el equilibro. Actualmente la agencia tiene un pequeño presupuesto de 9 millones de dólares y solo 300 personas para llevar adelante tanto para las tareas de erradicación como el control de las fronteras. Los oficiales de la SENAD dicen que planean expandirse como mínimo un 20% en el año 2018”, publica el influyente periódico.

Y terminan con una frase de Chamorro, el oficial de la SENAD: “No tenemos que parar lo que estamos haciendo y buscar una estrategia diferente. Solo tenemos que mejorar lo que estamos haciendo”.


BUSCAR NOTICIAS:
Lo ultimo