História : Polca “18 de Octubre” se creó para un Coronel colorado pero utilizado como himno por liberales

18/10/2017 / História
La polca “18 de octubre” se creó en San Juan Bautista, Misiones, en el año 1891. Fue obra de Cornelio Barrios y Doroteo Barrios, padre de Agustín Pío Barrios. Los Barrios integraban el conjunto Los Forestales. Foto: Casa de Coronel Santos Miño.

Señala Don Mario: “En otro orden de cosas, algunas de esas mentalidades empolvadas de cuño seudoacadémico, que critica mucho y crea poco, ha reprochado el estilo de don Saturnino Ferreira como historiador. Sin razón alguna, porque la Historia es tierra de riqueza plural que acepta distintas simientes para producir la floración del relato de los hechos y de su interpretación. El trabajo de don Saturnino Ferreira es tan válido como cualquier otro método, sobre todo, porque él no CUENTA la Historia, sino HACE HABLAR A LA HISTORIA, a través de los documentos producidos por los contemporáneos de los hechos historiados, y de paso, dejando al lector, la libertad de interpretar según su saber y entender, dichos testimonios. Con esta mecánica, la lectura del libro se hace agradable, apasionante, como un paseo reflexivo y de espíritu abierto por las polvorientas avenidas de un mundo ya extinto”

Pero el tema que nos ocupa, se encuentra en otro libro de Saturnino Ferreira, TESTIMONIOS de un CAPITAN de la GUERRA del 70 (Justiniano Rodas Benítez).

“Héroe de la Guerra contra la Triple Alianza 1865 a 1870, formó filas desde los inicios de la guerra en el Batallón de Rifleros e integrante de los pocos que vencieron penurias y fatigas, formaron ante el Mariscal Francisco Sola López en la revista de la noche antes del 1º de Marzo de 1870 en Cerro Corá”.

El autor siendo niño en San Ignacio Misiones, lo conoce al Héroe, en las fiestas de recordación de la Batalla de Curupayty. A quien empezó a visitarlo por las tardes y así le fue relatando las Historias de la Guerra Grande.

En la página 110 del libro nos relata: “El 30 de Noviembre de 1.875. Por Decreto de la fecha y por renuncia del Capitán Marcelo Ríos, nómbrase Comandante Militar y Jefe de Policía de San Ignacio de las Misiones al ciudadano Sargento Mayor don Santos Miño. Firmado: J.P. Gill – P. Escobar. Del 841 del Registro Oficial”.

“Se reconoce la calidad de pueblo a San Juan Bta. de las Misiones: El 21 de abril de 1.876. Por Decreto de la fecha y por traslado de la Comandancia Militar a San Juan Bta. de las Misiones, nombrase Jefe Político de San Ignacio de las Misiones al ciudadano Sargento Mayor don Rosendo Céspedes. Firmado: J.B. Gill – J. Urdapilleta. Del folio 74 del Registro Oficial”.

MOTIVOS DEL TRASLADO DE LA COMANDANCIA: “Don Justiniano Rodas, explicaba, los motivos para el traslado de la Comandancia Militar a San Juan Bta., se debió a que el Sargento Mayor don Santos Miño, que en la Guerra Grande fue un valiente actuando en el 6 de Caballería al mando del General Bernardino Caballero y cuando la Batalla de Avay, cayó prisionero con Cirilo Antonio Rivarola, no se escapó como lo hicieron los demás compañeros, que se presentaron en Ytá Ybaté al Mcal. López. Y que luego al igual que Rivarola y otros, sirvió de baqueano a los aliados para el ataque a Piribebuy, así que, al encontrarse en San Ignacio con varios ex – compañeros que conocían su actuación y otros que habían llegado a Cerro Corá, su situación le era muy incómoda y más teniendo en cuenta que estaba casado con una dama de San Juan Bta., doña Marcelina Valdovinos y con quien tenía campos en esa jurisdicción, entre San Juan Bta., e Itá Yurú y también el Estero Cambá”.

INFORMACIONES SOBRE EL GOLPE DEL 18 DE OCTUBRE DE 1.891

Pag. 136.

“Don Justiniano Rodas, manifestó que el Mayor Eduardo Vera, estuvo en San Ignacio, casualmente cuando el bautismo de su hijo Zoilo, bautizado el 27 de junio de 1.891, según acta de bautismo del libro correspondiente de San Ignacio, folio 127; siendo su padrino don Dionisio Rodas y en las conversaciones que tuvo con él ese día, había manifestado que compraría unos animales en San Juan Bta., para llevarlos a los yerbales del Norte, cosa que no le llamo la atención porque él se dedicaba pasada la temporada, de la compra de productos agrícolas a estos menesteres.

“Pero sí lo noto algo cambiado en cuanto a sus ideas políticas, pues había manifestado: “El gobierno está traicionando todos nuestros sacrificios realizados durante la guerra, aceptando la oferta del Brasil para la construcción del ferrocarril de Asunción a Santos, porque no era sino la entrega del país a los Brasileros; seremos manejados por los negros, después de tantos sacrificios y la muerte de casi todo el pueblo, y nuestros ex – compañeros vienen a vender la sangre derramada para caer en poder del Brasil por intereses personales. Yo no lo permitiré jamás”. “No admitía ninguna explicación, no había razones para convencerlo de los beneficios de esos medios modernos al servicio del pueblo paraguayo. Me despedí de él con gran tristeza porque me veía alejado de mi gran amigo, posesionado de la amargura y del odio que había ganado su corazón por la insidiosa campaña periodística de esa época, cuando el pueblo paraguayo que trabajaba sin descanso por su recuperación no tenía ni noticias de estos acontecimientos”.

“Luego me entere por mi hermano Dionisio, que fue invitado por el Mayor Vera para participar de un golpe cuartelero, que éste rechazó como era nuestro compromiso. También me informe que en San Juan Bta., había mantenido conversaciones con Martín Llanos y Miguel Páez y otros que estaban en la trama de los acontecimientos futuros. Recalcaba que la muerte del Mayor Vera en la forma ocurrida fue para él una sorpresa, por haber sido siempre un enemigo declarado del General Benigno Ferreira y de todos los que habían actuado en las filas de la llamada Legión Paraguaya”.

“Con mucha posterioridad se supo por doña Marcelina Valdovinos Vda. De Miño que el Mayor Vera, íntimo amigo del Coronel Miño, le había propuesto la entrega del cuartel, a lo que el Coronel Miño con toda energía le contestó: “Mayor Vera, nuestra formación militar está forjada en la lealtad a nuestros Jefes y yo he jurado lealtad al General Bernardino Caballero y no soy un traidor, Usted lo sabe muy bien y también soy leal con mis amigos, por eso le prometo que no lo puedo denunciar. Pero si Ud., entre en mi Cuartel, sepa muy bien que Ud., o yo debemos morir”.

“Así termino esta entrevista y nunca más hablaron, solamente que esa noche del asalto los dos murieron por su principios y sus ideales. (Confirmado por el Dr. Hugo Galli Riart, sobrino nieto de doña Marcelina; y que escucho esta afirmación de sus propios labios).

“Don Justiniano, también aseveraba que los tres hermanos Barrios y el Profesor Delfín Chamorro, integraban un armónico conjunto musical y Cornelio era el que ejecutaba la flauta, Pedro el Ravel y Doroteo y Delfín guitarra. Cuando fue ascendido a Coronel Santos Miño. El sargento Barrios que siempre venía a San Juan Bta., a atender los intereses del Coronel Miño, se reunió con su conjunto musical y resolvieron componer una polka en homenaje al recién ascendido coronel, lo que hicieron con el nombre de “Coronel Santos Miño”. Al tener noticias de la muerte del compañero músico y hermano de los Barrios y también el homenajeado Coronel. Se trasladaron a Asunción e hicieron escuchar la música al Coronel Eguzquiza, héroe de la jornada y éste les dijo, le cambiaremos de nombre y le pondremos uno en homenaje a todos los que murieron ese día en defensa del Gobierno y así se le puso el nombre de “18 de Octubre”

Nota: Esta especie me la contó personalmente Nanino. Doroteo Barrios era padre de  MAGORÉ. De manera que queda aclarado que  la polka 18 de octubre fue escrita por colorados en homenaje al coronel Santos Miño.  Más tarde, los liberales, por carencia de imaginación e ingenio, se apoderaron de la polka y le cambiaron la letra “Mayor Vera o sapukai a quien mataron por equivocación. Más tarde el correlí de ellos, Samuel Aguayo, plagiador de  MI MUCHACHITA CAMPESINA para componer un mamotreto en honor a Stroessner que finalizaba con “valiente guerrero con temple de acero”. Más tarde, le suplicaron (12 de junio de 1987) al coronel Alfredo Ramos para que los mantenga en el congreso (Ver en www.elcoloo.com ¿QUIENES COLABORARON CON STROESSNER?, PARA NO CREER. Los liberales lo tomaban prestado a José segundo Decoud por falta de valores hasta que apareció uno, Eligio Ayala, que los desnudó en un libro publicado en Santiago de chile en 1915 titulado MIGRACIONES en que él señala que para fabricar salchichas se necesitan algunos conocimientos pero que para ser ministros, senadores o diputados en el Paraguay no se necesitan ningunos estudios, si hasta el anafabeto juan Carlos garcete fue presidente de la cámara de diputados. Por eso no sorprende el libro DEL LIBERAL, Teodocio gonzález (1930), INFORTUNIOS DEL PARAGUAY.