Lo más visto: EL PRECIO DE LA IMPUNIDAD
25/05/2022 / Lo más visto / Visitas: 11471
Recientemente ocurrieron dos hechos de asesinato en nuestra ciudad con diferentes reacciones de la opinión pública y de las autoridades policiales y judiciales que deberían de impartir justicia.

El primer caso fue el asesinato del activista y luchador social abogado de profesión Néstor Echeverria, asesinado después de realizar escraches a los diputados nacionales que nos representan por votar en contra de un proyecto de ley que había incomodado a Néstor y con sus compañeros de lucha decidieron protestar en frente a la residencia de los mencionados representantes legislativos. Media hora después era asesinado con mas de 50 tiros en la vereda de una bodega (24 horas), en el barrio Mariscal Estigarribia.

La fiscalía y las fuerzas del orden fueron al local a realizar los procedimientos de rigor sin que el caso sea investigado ni mucho menos aclarado. Las autoridades fiscales y policiales nunca ni levantaron evidencias suficientes para indicar por lo menos el motivo de su asesinato, tampoco el pueblo alzo su vos de protesta y aquel asesinato de un luchador social paso casi desapercibido y cayo al olvido de la gente rápidamente. 

El segundo caso ocurrió hace una semana y la victima fue nada mas y nada menos que el intendente municipal de la ciudad de Pedro Juan Caballero y la indignación fue generalizado causando conmoción en una gran mayoría y principalmente entre su adeptos y seguidores políticos. Ese mismo pueblo que fue indiferente al asesinato del abogado Echeverria se rasgaba las vestiduras por lo que acababa de ocurrir con el intendente.

La pregunta que no quiere callar, porque la indignación de las personas fue selectiva y no igual siendo que las balas asesinas acabaron con la vida de dos personas que de alguna manera luchaban por sus ideales, dos personas que eran padre de familia, eran hijos, hermanos, abuelos, etc. Porqué no hubo marchas y pedidos de justicia, protestas, pancartas etc.

Esa indiferencia es la que crea a la madre de todos los males: “La impunidad”. Todos los casos de asesinatos por encargo que no son dilucidados, aclarados y que los responsables no fueron castigados, es la carta blanca que ellos necesitan para seguir realizando ese tipo de hecho con victimas de cualquier importancia, o cada vez mas importantes pudiendo llegar a autoridades ejecutivas, judiciales y legislativas y la culpa va ser de ese mismo pueblo que se rasga las vestiduras por sus figuras idolatradas y es indiferentes a uno de los suyos.  


BUSCAR NOTICIAS:
Lo ultimo