História : “Coloso de Peroba”, la historia de un Estadio Polideportivo Municipal (1ª Parte)
15/11/2021 / História / Visitas: 2748
REMINISCENCIAS: A finales del año 1975, la Federación de Básquetbol de Amambay, entonces presidida por dos ciudadanos entusiastas de esa modalidad deportiva, Cesar Augusto Álvarez “Nonón” y Orlando Ramón Guardatti “Kiko”, fue designada por la Federación Paraguaya de Básquetbol, luego Confederación, para ser la organizadora del X Campeonato Nacional Masculino de la categoría mayores.

Dicho Campeonato se venía realizando desde mediados de la década de 1960 en distintas ciudades del país, siendo en aquel entonces, las federaciones de Pilar, Concepción y Encarnación las favoritas en cada uno de los 9 campeonatos ya disputados hasta ese entonces. Para esa ocasión, es decir, para febrero de 1976, fecha en que debía disputarse aquí en Pedro Juan Caballero el X Campeonato, la FBA ya había conformado una selección altamente competitiva bajo la dirección técnica de Rubén Arca, lo cual la convertía en una de las favoritas, además de ser la anfitriona y tener el publico a su favor.
La sede Pedro Juan Caballero 1976 ya estaba plenamente confirmada, pero faltaba algo fundamental, un estadio polideportivo que pueda albergar la mayor cantidad de aficionados, pues el legendario estadio del Club Social Amambay, que fuera escenario del 2ª Campeonato Nacional de Fútbol de Salón, tenía una capacidad muy limitada para albergar a los aficionados. Entonces, había que construir un nuevo estadio.
Fue así que, tras ágiles gestiones de ambos baluartes, “Nonón” y “Kiko”, la Municipalidad cedió un predio de 3.263 m2, con frente sobre la calle Tte. Herrero y su contrafrente hacia la calle Natalicio Talavera muy próximo a la laguna Punta Porã para que en el se construyera el nuevo estadio.
Con el predio a disposición, faltaban 40 días para el inicio del Campeonato, y a partir de allí, manos a la obra. Utilizando una especie de madera noble que abundaba en los bosques del Amambay, muy codiciada por el mercado de la construcción en Brasil, la Peroba, que según los entendidos para nosotros sería el Kupa’y, se comenzó a construir las graderías de madera, Peroba en un 100%, en los cuatro costados, mientras que enfrente, sobre la calle Tte. Herrero se construyeron de material cocido, vestuarios, local, visitante y árbitros, sanitarios diferenciados, boleterías, cantina y alguna que otra dependencia.
El campo de juego, que si bien muchos no lo saben o sencillamente no lo recuerdan, en su base era de asfalto donado por el entonces prefeito de Ponta Porã, Aires Marquez, y recubierto con cemento primero y con una resina conocida como “Pintura Epoxica para Pisos” después. Los 40 días de trabajo fueron intensos, tal es así, que llegó el día de la inauguración del Campeonato, que mientras las selecciones participantes estaban formando fila en la parte de afuera para el desfile inaugural, algunos trabajadores seguían realizando algunos retoques. Y por supuesto, a esto se le debe agregar el sistema lumínico y toda la instalación eléctrica.
“COLOSO DE PEROBA”
Aunque las gradas del flamante estadio con una capacidad aproximada para 3.000 personas, eran de madera, y muchos que vieron lo recordarán, lucía imponente. Tal es así, que haciendo alusión a una de las 7 antiguas maravillas del mundo, el “Coloso de Rodas”, el periodista pedrojuanino, Romildo Moreira Villanueva (+), a través del medio radial donde fungía de Director de un programa deportivo expresó : “Esto que vemos es algo extraordinario, es un coloso construido de Peroba, definitivamente es un “Coloso de Peroba”, y desde ese momento, el estadio de la FBA que luego pasó a manos de la Municipalidad, y por lo tanto a ser un Estadio Municipal, fue conocido, hasta hoy, como el “Coloso de Peroba”, aunque desde el año 1989, cuando se construyó el 2º estadio techado, sus gradas, si bien seguían siendo de madera, no más del 20% eran de la especie Peroba.
Está historia continuará……..
Foto: Estampas - Pedro Juan Caballero

BUSCAR varios:
Lo ultimo