História : La educación en tiempos del Dr. Francia
16/03/2021 / História / Visitas: 4864
En estos tiempos en que una “Extraña?” corriente “Neo-legionaria” (no encuentro mejor definición de la misma) que con bombos y platillos en su extraña misión, pretenden re-escribir nuestra historia patria defenestrando a nuestros héroes nacionales, (vaya a saber con qué oscuro y sospechoso plan), se pasan propalando sus agravios en las redes sociales.

Estas personas con su campaña, nos dan una impresión hasta si se quiere “Morbosa” propalando normalmente en sus páginas una “una merienda de gusanos” (al decir de Don Arturo Bray) echando pestes y culebras contra el Dr. Francia y los López.
Y no es raro encontrar entre ellos hasta personas reputadas como “historiadores” o mejor dicho pseudohistoriadores, que los apoyan, dejando caer sus máscaras; algunos petulantes como ellos solos, que con grandes medallones luciendo en el pecho se creen dueños de la verdad absoluta, tomándose molestias en mandar construir patéticos “nichos” de hojalata (de muy mal gusto) ensuciando el paisaje con homenajes a traidores de la patria!
De paso, no se quienes le dieron permiso al “personaje” este, de construir mamotretos en la geografía del país, demás esta decir que el gobierno actual deja mucho que desear, permitiendo irresponsablemente estos hechos y otros muchos que construyen monumentos a gusto y paladar de estos “neos”(sin llamar a un legal concurso)
Y con respecto a estos “Neos”, solo basta con recorrer en sus grupos y leer sus opiniones, donde la seriedad brilla por su ausencia, no aceptan la discensión y groseramente responden con frases o palabras ad-hominen, a todos, ni respetando siquiera a las mujeres (paraguayas como solo ellas) que opinan lo contrario… lo tratan de “locas” “Insanas” etc.
¡Vaya seriedad!
Aquí es donde pienso que los Iturburu, los Decoud, Los Loizaga etc., aun rondan en las mentes de este tipo de gentes, que para mí, no son sino un grupo de personas que aplauden y se regocijan con la actitud de los malos paraguayos que vinieron con la triple infamia a matar a sus compatriotas, a sus hermanos…cometiendo un crimen de lesa humanidad…
 
No pedirè disculpas a mi exabrupto, estos neo-traidores a la patria se lo merecen!
 
En este posteo, para que sepan, el gobierno del Dr. Francia no fue como lo pintan estos traidores, a continuación, les ofrezco un extracto del libro del Profesor Almada con respecto a la educación en el Paraguay en la época del Dr. Francia:
 
“…La fuerza de ocupación brasileña, al término de la Guerra Grande, después del saqueo e incendio de nuestra ciudad capital, se encargó de trasladar nuestro Archivo Nacional a Río de Janeiro. Sumadas a esta tragedia las numerosas revoluciones armadas que se sucedieron, alentadas todas por nuestros “libertadores”, prácticamente hace imposible realizar un estudio serio acerca de lo ocurrido en la época del Dr. Francia. Lo poco que se tiene, son los testimonios de algunos extranjeros que conocieron personalmente su labor gubernativa o descripciones de carácter generalista de escritores nacionales y extranjeros. El Dr. Cecilio Báez recoge la impresión de Renger de que el Dr. Francia no prohibía a los ciudadanos a estudiar y abrir escuelas, ni intervenía para nada. Blas Garay en 1897 expresaba: “el Dr. Francia, aunque suprimió el Seminario, y con él la enseñanza superior, no por eso dejó de promover la instrucción primaria, declarándola obligatoria y proveyendo de lo necesario a los alumnos por cuenta del Estado”.
 
En este sentido se refiere también Antonio Zinny en 1887, a pesar de haberse declarado enemigo de Francia:
 
“... En el mismo año y en el anterior, suprimió el Colegio de Teología tratando de justificar esa supresión con la pomposa palabra ‘Minerva debe dormir cuando Marte vela’. No quería, según lo refiriera él mismo más tarde, que los alumnos en aquellas ciencias, no pudiendo entrar en las órdenes a causa de la incapacidad del Obispo para ordenarlos, viniesen a llenar el país de una multitud de semi-sabios que, orgullosos para trabajar con sus propias manos, llegarían a ser malos escritores o abogados sin causa.
En contraposición, favoreció la instrucción primaria haciéndola obligatoria, tanto que, en principio, ERA RARO ENCONTRAR EN EL PARAGUAY UN HOMBRE QUE NO SUPIESE LEER Y ESCRIBIR UN POCO. Favoreció igualmente, o por lo menos toleró, los establecimientos de instrucción privada”.
 
En las escuelas primarias hasta hoy se enseña que el Dr. Francia dejó un país rico pero ignorante, sin embargo, sabemos que este gobernante dedicó lo mejor de sus esfuerzos para hacer realidad la educación primaria obligatoria y gratuita, en 1828.
Es cierto que cerró el Real Seminario de San Carlos creado en 1783, PERO EN SU REEMPLAZO SEMBRÓ ESCUELAS EN TODAS LAS LATITUDES DE LA PATRIA.
 
El Real Seminario, de formación superior, sólo estaba al servicio de la clase dominante, causal suficiente para que el Dr. Francia resolviera destinar sus fondos a fortalecer las escuelas de pueblo. Los profesores de dichas instituciones percibían la suma de 300 pesos anuales por cada curso dado. “De las numerosas escuelas de varones que hubo, sólo quedaron dos: la nacional, regentada por José Gabriel Téllez, nombrado maestro por Lázaro De Rivera en 1802 y confirmado su nombramiento por la Junta Superior Gubernativa de 1811, y la particular dirigida por el argentino Juan Pedro Escalada”.
 
Los pocos extranjeros que en el tiempo de Francia pudieron ingresar al país quedaban
admirados de ver a la población paraguaya manejar el arte de la lectura y escritura. Según César Famin: “LAS ESCUELAS PÚBLICAS SON ESTABLECIDAS POR TODOS LADOS Y LOS HABITANTES DEL PARAGUAY, INDIOS Y CRIOLLOS, SABEN TODOS LEER, ESCRIBIR Y CONTAR”.
 
“En la capital se encuentra un liceo militar para los jóvenes destinados a la carrera de las armas Y UNA DE EDUCACIÓN PARA LAS JOVENCITAS POBRES”. Este dato último es interesante, YA QUE PERMITE REFUTAR A CECILIO BÁEZ EL CUAL SOSTIENE QUE JAMÁS HUBO ESCUELA PARA LAS NIÑAS.
Como podemos ver, la educación dejó de tener el carácter de clase dominante y pasó a ser popular, ya no teniendo como objetivo la formación de cuadros dirigentes, sino en vistas a elevar el nivel cultural de toda la población.
Francia, en una resolución del 30 de agosto de 1834, decía que a las escuelas de campaña concurrían 500 niños, educados por 140 maestros, a quienes se asignaba el sueldo de 6 pesos mensuales, a fin de que con esta ayuda de costa puedan dedicarse con más esmero sin la distracción por el cuidado de su propia subsistencia”.
“Además, cada maestro recibía una res y se le dotaba de dos camisas, 2 pantalones, 2 chalecos, 2 chaquetas, 1 poncho, 1 sombrero y 1 pañuelo”. Hay algunos autores cuyas ideologías responden a intereses extranjeros o colonizantes, tratan de desprestigiar la labor de Francia, como es el caso del Conde de Lambel. Dicho autor, en su obra “El Paraguay”, presenta a Francia como enemigo de la instrucción, queriendo mostrar que la ignorancia fue consecuencia de su gobierno igualitario, COSA QUE ES TOTALMENTE FALSA…”
 
FUENTE: Almada, Martín – “Paraguay: Educación y dependencia”

BUSCAR varios:
Lo ultimo